Make your own free website on Tripod.com
INVESTIGACIÓN
CIENCIA Y CONOCIMIENTO
UFOLOGIA
ASTROLOGIA
ESPIRITISMO
PARAPSICOLOGIA
TERAPIAS ALTERNATIVAS
ADIVINACION
CREACIONISMO
Los tópicos paranormales y sus falacias.
¿QUÉ DICE LA LEY?
CONOCENOS
Comentarios de los lectores.
El Martillo de la Razón

Servicios Gratis en Webservicio.com DESDE EL 20/5/2002..
Webservicio.com

 

Red escéptica.jpg

R. esceptica.jpg

This site is a member of WebRing. To browse visit here.

DECLARACION DE INTENCIONES




Es perfectamente comprensible que al gran público le cueste asimilar conceptos que la clase científica tiene aceptados hace décadas. Hay cuestiones intrínsecamente difíciles, y otras que no siéndolo tanto, exigen un momento de gran atención, un interés previo grande y un buen divulgador a mano, la conjunción de esos tres factores no siempre es fácil. Que el gran público no domine conceptos físicos, químicos o matemáticos bien establecidos es perfectamente comprensible. El común de los mortales tiene suficientes problemas en su vida real como para tales menesteres. Sin embargo, saber qué es la ciencia y en qué se diferencia de otras actividades humanas es un mínimo imprescindible para todo el mundo, fácil de comunicar, fácil de entender y muy provechoso de poseer.

Cuando los escépticos militantes oímos un discurso magufo sin sentido alguno, pontificando sobre temas de alta física, sobre civilizaciones alienígenas, sobre influencias astrológicas o sobre asuntos creacionistas, no solemos poseer un dominio de la rama de la ciencia sobre la que trate la afirmación en cuestión, y sin embargo sabemos que nos están contando un cuento. No hace falta ser biólogo para comprender las falacias creacionistas, ni astrofísico para negar la influencia de Plutón sobre el recién nacido, basta con tener cuatro ideas claras de cómo funciona la ciencia para saber que como ellos dicen no funciona.

Y sin embargo, nuestra humilde experiencia como defensores de la razón nos asegura que ese mínimo no está cumplido en absoluto. Es más, parece haber un retroceso en la comprensión que el público tiene sobre la ciencia. Desde esta página defendemos que ese público es el único inocente de esta historia, que los desastrosos sistemas educativos que sucesivamente han asolado este país no han ayudado a mejorar la situación penosa de creencia en supercherías constantes de generaciones pasadas, que la clase científica se ha preocupado poco de la divulgación, con extraordinarias y excelentísimas excepciones y que los escépticos hemos conseguido bien poco, porque luchamos contra un gigante difícilmente vencible, porque hemos actuado con prepotencia y falta de humildad o porque simplemente no hemos acertado.

Si bien la acción que emprendemos con esta página es unitaria, las personas que nos lean obtendrán tres impresiones distintas en función de su procedencia. En primer lugar, el público creyente en paraciencias encontrará aquí respeto y franca discrepancia; ellos serán los destinatarios de nuestros esfuerzos, y cada vez que consigamos un ápice de pensamiento crítico en ellos, habremos sido recompensados. En segundo lugar, los escépticos verán (ojalá) un esfuerzo más en la línea iniciada por los grandes, con la humildad necesaria para reconocer nuestras limitaciones. Y en tercer lugar, para los profesionales del engaño y sólo para ellos, tenemos nuestro MARTILLO DE LA RAZÓN. Con ellos no habrá ni piedad ni medias palabras. Hablaremos de mentirosos y engañadores, especuladores del misterio y traficantes de esperanzas, de personajes inmundos que se enriquecen con el dolor ajeno, de profetas, magos, adivinos, nigromantes, brujos, tarotistas, de editores y periodistas que oscurecen la imagen de una bella profesión que se supone sirve a la verdad, de cartomantes, astrólogos, pitonisas, dobladores de cucharas, de sacerdotes New Age, de filósofos postmodernos que cuestionan el método científico, de relativistas del conocimiento que niegan una realidad objetiva, de los amigos del todo vale, y de los que creen que la ciencia es democrática. Todos ellos caen en nuestra tercera categoría, y sobre sus opiniones verteremos todo nuestro desprecio. La famosa frase todas las opiniones son respetables no la hacemos nuestra, preferimos respetar a las personas; aunque en ciertos casos, el esfuerzo que debamos hacer sea sublime.

COMENTANOS QUE TE PARECE ESTE SITIO. NOS AYUDARÁ A MEJORAR.

LIBRO DE VISITAS

LAS RAZONES DE ESTA PAGINA.


Es habitual escuchar y leer preguntas como estas: ¿por qué existen personas que dedican un esfuerzo y un tiempo considerable a hablar, discutir y rebatir algo en lo que no creen?. Si tras las pretensiones pseudocientíficas no hay nada real, ¿no están estas personas, estos escépticos, obsesionados con la nada?. ¿No basan su vida en un dogma, y se comportan como sectarios, negando a muchas personas el derecho a sostener creencias y opiniones que solo a ellos afectan, acosando e incluso insultando a quienes osan hacer publicas estas opiniones?.

Estas son nuestras respuestas, nuestras razones para el escepticismo organizado.


En primer lugar, la refutación del error filosófico o científico es una actividad digna y tradicional, generalmente aceptada como necesaria y conveniente para el avance del conocimiento. Los postulados de las diferentes paraciencias no son presentados como meras opiniones intrascendentes, dedicadas a la mera diversión o entretenimiento de los practicantes y seguidores. Los defensores de estas disciplinas insisten en su carácter de verdadero conocimiento y toda su historia esta dedicada tanto al intento de confirmación de su veracidad como al ataque a quienes no aceptan sus postulados. En este ultimo sentido, es curioso que quienes han acusado a sus detractores de auténticos crímenes como asesinatos, traición, secuestro, etc, o de complicidad con quienes los realizan, se sientan víctimas de quienes simplemente consideran sus hipótesis como, en el peor de los casos, de solemnes tonterías. Estas acusaciones adolecen de los mismos defectos que el resto de sus hipótesis, carecen del mas mínimo soporte empírico y, en un curioso circulo retroalimentado, quienes niegan esa hipótesis son asimismo considerados miembros de la conspiración. Así pues, al legitimo derecho a cuestionar la veracidad de cualquier proposición de conocimiento se une el de la propia defensa.


Otra razón es el intento de difundir el pensamiento critico entre la población, particularmente entre aquellos seguidores de estas paraciencias, ejemplos por excelencia de quienes carecen de él, convertidos por su sincero y legitimo deseo de conocimiento en víctimas de formas de pensamiento defectuosas que les alejan de ese verdadero conocimiento y su método. En general, las personas deseamos poseer un criterio que nos permita discernir, entre dos o más postulados, cual de ellos es más acertado y ajustado a la realidad. La crítica racional a los argumentos pseudocientíficos es uno de los modos más efectivos y evidentes de mostrar cuales son esos criterios.


Además, entre quienes practican y difunden estas actividades, existen, como en toda actividad, aquellos que aprovechan el sincero interés de personas con curiosidad para su propio provecho económico, algo respetable, siempre que no incluya el fraude deliberado, la manipulación, la calumnia y la mentira. La denuncia de estas situaciones es, además de un derecho, una obligación ética.

El que los escépticos apelen al método científico y sus criterios de validación o falsación, convierten la acusación de dogmáticos en algo absurdo, un autentico contrasentido. Los escépticos desean y buscan la confrontación argumental, todo lo contrario de los usos dogmáticos, que condenan el examen del dogma. Mostrar esto es otra razón para realizar esta pagina.

No son las actitudes quienes insultan, sino las personas, y es posible encontrar a quienes lo hacen entre quienes defienden y quienes condenan las pseudociencias y entre quienes son indiferentes a ellas. En estas paginas no encontrara el lector ni un solo insulto. Nuestros foros y salón de chat, abiertos a la participación de quien lo desee, solo ofrecen una amenaza a los participantes de cualquier tendencia, la de expulsión de aquellos que no respeten a sus compañeros de conversación o practiquen el insulto.

Estás invitado a la lectura de estas paginas y al debate o la simple conversación en los foros y chat.

El Martillo de la Razón.

LOS FOROS DEL MARTILLO

FOROS TEMATICOS

Tras la valla,entra a los foros

Y SI LO QUE TE GUSTA ES CHATEAR,EN LA PAGINA DEL FORO ENCONTRARAS UN VINCULO A NUESTRO SALON DE CHAT

Divisor horizontal 25

INVESTIGACION

CASOS REALES.
LOS MIEMBROS DEL MARTILLO EN ACCIÓN.

BUSCA LA LLAVE DEL CONOCIMIENTO
¿Que es el Metodo Cientifico?

CIENCIA Y CONOCIMIENTO